jueves, 21 de marzo de 2019

ORACIÓN A LA SANTA MUERTE PARA QUE VUELVA TU AMOR MANSO, DOMINADO

 
 
De una manera muy real, los creyentes en la Santa Muerte la aceptan como una figura en sus vidas, una santa o una diosa a la que hay que seguir, compartiendo la idea de que la muerte es el máximo igualador: no importa si usted es rico o pobre, bueno o malvado, amable o malévolo; Algún día, en algún momento, la muerte, en este caso la muerte personificada, nos llega a todos.
 
Originaria de México en época de los aztecas, la Santa Muerte es también una de las figuras religiosas de más rápido crecimiento en los Estados Unidos y los festivales en su honor son abundantes, ya que los individuos y las familias buscan una reflexión reflexiva a la vez que divertida, sobre nuestra mortalidad.
 
ORACIÓN
 
En el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo,
mi amada presencia de Dios en mí,

que yo soy ______


(nombre de quien hace la oración)

Jesucristo vencedor que en la cruz fuiste vencido,
vence a _____ (nombre de la persona amada)
que esté vencido conmigo;
en el nombre del Señor si eres animal feroz,
manso como cordero,
manso como la flor del romero,
tienes que venir a mi.
 


Porque pan comiste
y por la palabra más fuerte que me diste,
quiero que vengas a mi
a cumplir lo que me has ofrecido.

Santísima muerte,
yo te suplico te dignes ser mi protectora
y que me concedas este bendito favor
y todos los que yo te pida por el resto de mi vida.

Santísima muerte,
tu que andas por todas partes del mundo,
oficinas, calles, callejones, carreteras, hogares,
donde quiera que te encuentres el espíritu,
cuerpo y alma de ______

(nombre de la persona amada),

Tráemelo, tráemelo, tráemelo, tráemelo.

No lo dejes, no lo dejes en cama dormir,
en mesa comer, en silla sentar,
ni con amigos ni con amigas, ni con mujeres,
porque mi voz se ha de escuchar,
mis pasos ha de sentir y amoroso
y desesperado tiene que venir a mi.

Espíritus de luz
que alumbran las tinieblas de las almas,
yo les pido que alumbren el espíritu,
cuerpo y alma de ______

(nombre de la persona amada)

para que se acuerde de mí
y todo lo que tenga me lo de
impulsado por tus poderes.

Espíritu, cuerpo y alma de ______

(nombre de la persona amada),
ven porque yo te llamo,
yo te sugestiono y yo te domino,

tranquilidad no has de tener
hasta que vengas rendido a mis pies.

Te lo pido por nuestro Señor Jesucristo,
que así es.

AMEN, AMEN, AMEN.
 

SOBRE LA SANTA MUERTE
 
Esta gran igualdad que personifica, le ha ganado a Santa Muerte un gran número de seguidores de todo tipo, desde las multitudes más socialmente conservadoras hasta las más progresistas que se sienten rechazadas por la Iglesia Católica o los gobiernos estatales en los que residen, y en casi todo el mundo. Todos los límites socioeconómicos generales.
 
Las raíces culturales de Santa Muerte son ricas, largas, interconectadas y complejas, al ser una fusión de las tradiciones europeas con las tradiciones indígenas mesoamericanas.

 

Si bien su culto no está reconocido formalmente por la Iglesia Católica esta figura sombría tiene raíces que se remontan hasta la personificación de la cultura azteca de la muerte y el culto a la muerte.
 
Los aztecas estaban obsesionados con la muerte y la vida después de la muerte, por lo que no es sorprendente que, cuando llegaban los conquistadores españoles, estas dos culturas se fusionaran dando lugar a la Santa Muerte.
 
Unas cuantas estrofas de un poema azteca escrito a mediados de la década de 1520 después de la llegada de los españoles son las siguientes:

Sabemos que es cierto
que debemos perecer,
porque somos hombres mortales.
Tú, el Dador de la Vida,
lo has ordenado.

Caminamos aquí y allá
en nuestra desolada pobreza.
Somos hombres mortales,
hemos visto derramamiento de sangre y dolor
donde una vez vimos belleza y valor.
 
Estas palabras son algunas de las raíces de la interpretación y fusión modernas que se convertirían en la Santa Muerte. Se remontan a un tiempo atrás y reflexiones sobre la muerte y la mortalidad que tuvieron lugar mucho antes de que comenzaran nuestras propias vidas. Pero mucho antes de que incluso estas palabras fueran grabadas, los aztecas adoraban a una diosa de la muerte llamada Mictecacihuatat en una celebración muy parecida a la festividad mexicana de hoy, del Día de los Muertos.
 
Después de que los españoles llegaron a México y comenzaran la conversión de los nativos al catolicismo, el día festivo cambió en el calendario para coincidir con el Día de Todos los Santos y ambos se fusionaron para siempre en la cultura latinoamericana.
 
Las celebraciones de Santa Muerte adoptan diversas formas y cultos y están bastante difundidos. Al igual que los aztecas originalmente, hoy la Santa Muerte y el Día de los Muertos se celebran con comida y baile, canciones y vino, bebidas alcohólicas y disfraces, todo esto con un tema oscuro y morboso, donde los practicantes abrazan la naturaleza de la muerte, no como el termino de la vida sino como una transición de un plano de existencia al siguiente. Los que celebran, no solo lloran su pérdida, sino que también se regocijan con sus amigos perdidos y con sus seres queridos que pasan a lo que creen que es otro plano espiritual.

También es un momento para que reflexionen sobre su propia mortalidad y la naturaleza de la existencia misma. ¿Que pasa cuando morimos? Esta ha sido una pregunta que la humanidad ha enfrentado desde tiempos inmemoriales, y aquellos que creen en la Santa Muerte como una figura a la que hay que seguir, en lugar de evitar, prefieren aceptar este tipo de preguntas directamente en lugar de huir de ellas o evitarlas.

Durante dicho Día de los Muertos así como en otros momentos a lo largo del año, los seguidores de la Santa Muerte establecieron los lugares de culto y santuarios dedicados a la Santa, donde buscan y encuentran consuelo y la aceptación de sus creencias. A diferencia de la Parca europea, esta diosa es amada y venerada, como Hades, como alguien que nos introduce en un mundo mejor y espiritual. El alcohol, el incienso, los dulces y otros alimentos deliciosos se consumen en la adoración de la Muerte, Nuestra Señora de la Santa Muerte.

Las figuras de Santa Muerte se visten con túnicas en varios colores para diferentes propósitos durante la oración, ya que se cree que esta diosa puede otorgar favores y actualizar lo que un practicante quiere ver manifestado en la realidad.  Las túnicas blancas son un símbolo para significar o pedir pureza, las túnicas rojas representan pasión o amor, y las túnicas verdes representan justicia. También hay batas de ámbar para la salud y batas negras para la protección.

Existe una conexión profunda y arraigada que remonta el linaje de Santa Muerte al paganismo precolombino y vincula a la diosa no con la muerte sino con el amor. Se ha comprobado que la Santa Muerte comenzó como diosa y practicante en las formas de la magia del amor, una manera para que un creyente obtenga los afectos de la persona que tan desesperadamente busca.
 
Un poema escrito a la deidad, una especie de oración, traducida al inglés en 1947, dice lo siguiente:

Amada muerte de mi corazón,
no me deje sin protección
y no deje tranquilo
[inserte el nombre de la amada aquí]
ni por un momento,
moléstelo, mortifíquelo,
inquiételo para que siempre piense en mí.

Entonces, esta diosa de la muerte, esta santa de las muertes, comenzó también como una figura que aterrorizaría a una persona para que amara a alguien que percibiera un poco de amor no correspondido o simplemente deseara a la persona tanto que haría cualquier cosa por poseerla. Hay muchas, más otras oraciones que aumentan las posibilidades de encontrar éxito en el amor a través de esta deidad, y uno puede imaginar que solo se harán más abundantes con el tiempo.

Además de empañar el nombre de esta interesante figura, hay campañas reaccionarias y de lucha contra el miedo en Occidente, donde abundan las advertencias sobre los "peligros" de Santa Muerte como un culto para socavar a la iglesia, el estado o la sociedad en general. Afortunadamente, los periodistas e individuos sanos y moderados ven esta práctica por lo que es, una tradición y expresión de la existencia humana, con una rica herencia cultural que abarca miles de años, no una manifestación de satanismo.

Algunas fuentes han comenzado a rastrear el linaje de Santa Muerte a los rituales de muerte realizados hasta hace 100.000 años, una clara indicación de que los humanos están haciendo lo sus antepasados siempre hicieron, honrando a sus muertos con fosas comunes y prácticas de entierro intrincadas y pensando en su mortalidad.

A pesar de los intentos de aniquilar a este santo y los festivales relacionados, ha habido una gran oleada de popularidad tanto para los eventos de Santa Muerte como para el Día de los Muertos, comenzando en México y extendiéndose a Los Ángeles y luego al resto de los Estados Unidos.
Pero este aspecto oscuro de la expresión de la humanidad no es nada que haya que temer; para muchos, es simplemente divertido, y para otros, es una fuente de la cual se inspiran y curan.
 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA

LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

Archivo del blog