miércoles, 27 de febrero de 2019

ORACIÓN DE LOS TRES CLAVOS PARA REZAR AL SALIR DE LA CASA


La oración de los tres clavos es muy antigua y proporciona gran protección contra peligros y enemigos.

ORACIÓN

A Jesús me encomiendo hoy
que me siento perseguido,
para que con su gloria y poder
aleje mis enemigos.

los Tres Clavos y la Cruz
vayan delante de mí,
Jesucristo murió en ella.
 
Respondan y hablen por mí
y ablanden los corazones
de los que sufren en contra mía.
 
Que los tres Clavos y la Cruz
sean mi santa protección
contra los enemigos y peligros
que me quieran alcanzar en este día,
y quede yo a salvo de todo mal.
 


Cruz de la muerte del salvador,
en donde redime de nuestros pecados
a toda la humanidad doliente.

Esperando cuando, con aplomo experto,
los martillos golpearán y clavarán tres clavos,
ruido más estridente
que cualquier aullido terrenal.

Los pecadores sonríen bajo sus capuchas,
y Jesús enmascara el dolor,
aceptando el santo sacrificio,
morir lento para luego resucitar glorioso.


A Jesús me encomiendo hoy
que me siento perseguido,
para que con su gloria y poder
aleje mis enemigos.


Que sea tu sacrificio terrenal,
el que me libre de todo mal,
y que sea tu voluntad
la que me sirva para saber
que mi alma no verá mal.

Mi corazón a tu cuidado eterno
lo dejo, que está atribulado,
y mira, Jesús mío,
 que no sea el ojo humano
el que mal me mire

el que me dañe.

amen.


 La forma de la cruz para los condenados a muerte, variaba entre los romanos. A veces era solo una estaca vertical plantada en el suelo, pero era más común colocar los brazos de la víctima en una pieza horizontal (patibulum). Esta estaca horizontal se colocó en la parte superior para crear una T mayúscula. Los condenados llevaban la cruz completa o solo la pieza horizontal.
 
 
Eran desnudados, atados o clavados a la cruz y, a veces, sentados en una especie de clavija (llamada sedil) en el poste vertical.

Los pies y los talones estaban atados o clavados a la estaca vertical.
 
La víctima también podía ser atada por los brazos, las piernas o el torso.
 
Séneca el Joven describe variaciones, incluyendo crucificar a las personas boca abajo y empalar los genitales. Josefo recuerda que las tropas enloquecidas por la sangre de Tito durante el Sitio de Jerusalén clavaron a los judíos en cruces con innumerables poses grotescas "a modo de broma".

Así podemos ver que el clavado no era infrecuente en la crucifixión. Teniendo en cuenta cómo se practicó en la caída de Jerusalén (solo cuatro décadas después de la muerte de Jesús), podríamos suponer que clavar era una norma en ese tiempo.
 
Sobre los tres clavos de la Cruz de Jesucristo, hay muchas leyendas, siendo la más conocida de ellas la que cuenta que fue Santa Helena quién los encontró y los conservó como santas reliquias.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TE RECOMIENDO LEER:

INDICE DE SANTOS PATRONOS QUE CURAN Y PROTEGEN DE ENFERMEDADES

A ABDOMEN (problemas intestinales y de estómago): San Erasmo, Santa Ventroc, San Abdón, San Adrián, San Eloy, Santa Emerenciana, San Era...

Archivo del blog